Abre tu caja

cajas-de-herramientas

Cualquier persona debe examinarse periódicamente e identificar los conocimientos y habilidades de los que dispone y de los que no, relacionando toda la información que obtenga de este análisis con su proyecto personal de futuro.

En el ambiente extremadamente competitivo que existe en la actualidad, es cada vez mas necesario que las personas desempleadas revisen su trayectoria formativa y laboral y se planteen los pasos clave que mejorarán su empleabilidad. Y es conveniente, dados los cambios cada vez más rápidos que se producen en el entorno, que los profesionales en activo también efectúen este pormenorizado estudio de sí mismos y adquieran las nuevas herramientas necesarias para afrontar estos cambios con éxito.

Debemos identificar, por un lado, nuestra preparación, la formación con la que contamos para la realización de nuestra actividad diaria y para la consecución de nuestras metas futuras, y por otro, las características personales que nos distinguen, nos hacen destacar sobre los demás y nos hacen ser auténticos. En este post, vamos a centrarnos en el primer punto, en nuestra preparación.

Imagina, por un instante, que eres una caja de herramientas.

Si alguien abre la tapa de tu caja ¿Qué encuentra?

Existen diferentes tipos de recipientes o estuches donde puedes guardar tus herramientas, desde los más básicos a los más complejos y profesionales. Los hay con un solo espacio, donde guardas todo más o menos mezclado, o con compartimentos que permiten realizar clasificaciones y mantener un mayor orden.

En tu caja ¿Está todo revuelto y ni tu mismo sabes identificar tus mejores herramientas? Bueno, es algo frecuente. Sobre todo, cuando has estado en activo mucho tiempo y, de repente, tus circunstancias cambian. Sabes que las tienes pero eres incapaz de especificar cuales son ya que, aunque las has usado a diario, no lo has hecho de forma consciente. Puede que tampoco sepas enumerar aquellas de las que careces porque, hasta ahora, no las habías necesitado, o ni siquiera sabías de su existencia.

Te aconsejo entonces:

Abre tu caja.

Pon tus herramientas a la vista.

Busca una manera de clasificarlas y ponerlas en orden.

Responde a estas preguntas ¿Qué tengo? ¿Cual es la variedad que contiene mi caja? ¿Las utilizo todas o sólo una parte de ellas? ¿Alguna se ha quedado obsoleta? ¿Qué me falta?

–    Si tus conocimientos y habilidades son tus herramientas, para responder a estas preguntas, deberás considerar para qué las quieres, considerar tus metas.

–    Si la formación es el modo de adquirirlas, la pregunta imprescindible, antes de elegir entre el sinfín de propuestas que el mercado te ofrece, es si realmente obtendrás un retorno de  la inversión que realices al “comprarlas”.

Dedica el tiempo suficiente a seleccionar cual es la preparación más adecuada para ti en función de tus conocimientos actuales, tu experiencia previa y tus objetivos profesionales. No malgastes el tiempo ni el dinero en adquirir herramientas que se quedarán en el fondo de tu caja y que no llegarás a sacar nunca.

¿Sabrías describir ya, en este instante y sin pensar demasiado, cual es el contenido de tu caja? Es fundamental estar en continuo proceso de aprendizaje y adaptación y ser conscientes y poder argumentar, en cada momento, cual es tu contenido. Cualquier situación cotidiana, y no sólo en una entrevista, es una ocasión perfecta para hacernos visibles y exponer lo que ofrecemos. Pero recuerda,

Mantén completa y ordenada tu caja de herramientas para poder dejar la tapa siempre abierta.

Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Grego

     /  3 diciembre, 2012

    Es básico lo que comentas, pero existe un problema que puede ser grave por llevarnos a engaño potenciando una cualidad (herramienta) que realmente no tenemos, la objetividad.
    Por mucho empeño que le pongamos, nuestro punto de vista siempre estará distorsionado respecto a uno mismo.
    En mi opinión es indispensable buscar la opinión de terceros, y tenerla en cuenta especialmente en aquellos detalles que más nos puedan sorprender a nosotros mismos.

    Responder
  2. Muy acertado punto de vista Grego. Es perfectamente compatible hacer un análisis personal y buscar la aportación u orientación de otras personas que puedan ayudarnos. Gracias!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s