Procesos de inmigración en asignaciones internacionales

Entender como funcionan los procesos de inmigración es fundamental para el éxito de la gestión de las asignaciones internacionales (tanto de larga como corta duración) que efectúan las empresas,  tanto para proceder a la implantación de sus negocios en el exterior como para llevar a cabo servicios contratados en lugares alejados de la sede central.

Los estados tienen el control sobre su territorio y discrecionalidad sobre la admisión y residencia de extranjeros y, por tanto, los procedimientos de inmigración de los diferentes países varían considerablemente.

Asimismo, y aunque cada país establece sus propios criterios y condiciones de acceso al mercado de trabajo (con el objetivo de protegerlo), las políticas operativas de gestión de inmigración de los diferentes países tienen, por lo general, una misma base u objetivo: Atraer personal cualificado que pueda transferir al personal local sus conocimientos, habilidades, técnicas o nuevos enfoques y evitar la entrada de personas que puedan suponer una carga.

Los procesos de inmigración pueden implicar todos o alguno de los siguientes pasos en función, principalmente, de la duración de la estancia en el país de acogida y del motivo de la misma:

–          Solicitud de permiso de entrada al país: Los visados se conceden en función de la razón que el interesado expone como motivo de entrada al país. Este trámite supone, además, que el solicitante demuestre que dispone de los medios necesarios para afrontar el viaje (medios financieros, seguros de viaje, etc.).

–          Solicitud de permiso de trabajo: Supone exponer a las autoridades del país de acogida que el solicitante aporta la experiencia y capacidades necesarias para realizar su actividad profesional y que la persona que entra al país no va a realizar un trabajo que puede ser ocupado fácilmente por un residente local.

–          Solicitud de permiso de residencia: Supone demostrar que el solicitante tiene medios suficientes para mantenerse por el tiempo de estancia solicitado en el país de acogida y que no supone ninguna amenaza para la población residente (demostrando por ejemplo que no tiene antecedentes penales)

Todos los trámites de un proceso de inmigración se engloban habitualmente en los tres puntos mencionados. Aunque a priori parezca un proceso sencillo,  el papeleo aparejado puede llegar a complicarse mucho si no se tiene un conocimiento y planificación detallada de los pasos a seguir.

La clave está en anticiparse. Si una empresa necesita expatriar personal a otro país, para atender una actividad o poner en marcha un nuevo proyecto, es importante que cuente lo antes posible con la información de las diferentes opciones de inmigración en el país de destino para evitar retrasar el inicio de la actividad por este tipo de trámites.

Al tratarse de procesos complejos y muy diversos según el país de destino del personal expatriado, y ante la dificultad de conocer la legislación migratoria de cada país,  suele ser conveniente externalizar, en todo o en parte, los servicios migratorios en empresas especializadas, evitando sobrecargas administrativas del propio personal y centrándose así en la atención de la actividad principal de la empresa

Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s